• Mayerling Salas

Smash the Cake Sebastian

El elefante ya no es del circo


Es de Sebastián, es muy grande, muy pesado y mueve sus patas al ritmo del ir y venir de un columpio en el cual se balancea sin descanso.

Todos los miembros de esta familia adoran a los elefantes; papá, mamá y Sebastián han adoptado a este mamífero placentario como leitmotiv de su Smash the Cake para celebrar su primer año de vida.

Sus primeras sonrisas, travesuras y primeros pasos los ha dado rodeado de elefantes, así que como era de esperarse, la sesión fotográfica también tuvo de invitado a un grande y pesado elefante que posó para nuestro lente.

Pocos saben que el cerebro de los elefantes pesa alrededor de 5 kilogramos y que a ellos se les atribuyen muchos comportamientos asociados a la inteligencia como el duelo, altruismo, adopción, juego, uso de herramientas, compasión y auto reconocimiento, así que ahora tenemos aún más motivos para fascinarnos con los animales terrestres más grandes que existen en la actualidad.

Cuando de niños cantábamos “si le das un manicito, su gran trompa moverá…” nadie nos contó que la gran movilidad, sensibilidad y fuerza que tienen en la trompa está vinculada a los 150.00 músculos que posee en ella y que le permiten recoger comida, aspirar agua, emitir sonidos, distinguir formas y texturas, además de poseer el mejor olfato del mundo.

“… y luego con las orejas muchas gracias te dará, ¡gracias!” Grandes orejas que les permiten percibir sonidos infrasónico, imposibles de escuchar para el hombre y les facultan para comunicarse con otros individuos a varios kilómetros de distancia.

Fue una sesión fotográfica hermosa, cálida, llena de sonrisas y amor, con un gran pastel y un niño adorable de nombre Sebastián acompañado de un elefante gris de grandes orejas que se balanceaba sin cesar.


#Caracas #Samashthecake #Bebé #Fotografía




28 vistas0 comentarios